El comportamiento adecuado antes de la partida: las precauciones de salud

La preparación de un viaje siempre es un momento emocionante: la elección del destino, el mejor período para ir allí, el tipo de alojamiento, la compañía aérea, lugares para descubrir o actividades para realizar en el lugar. ¡Otros tantos proyectos y diversiones en perspectiva que, a veces, se termina por olvidar algunas precauciones elementales y que, sin embargo, son indispensables para disfrutar de unas vacaciones logradas!

Las preocupaciones relacionadas con la salud son la primera contrariedad que se encuentra durante las vacaciones.

Es posible evitarlas con un mínimo de anticipación.

No dude en pedir hora con su médico de cabecera, dentista, especialista e incluso ginecólogo, antes de viajar y hablarle de su próximo viaje.

Junto con él, haga una lista de los tratamientos a seguir o las vacunas aconsejadas, según el destino que escoja.

Si tiene una enfermedad crónica, recuerde llevar suficientes medicamentos para toda la duración de su viaje. Asimismo, si surge un problema, se recomienda llevar consigo las recetas, eventualmente traducidas en inglés con la Denominación Común Internacional (DCI), según su destino.

Además, piense en llevar con usted un botiquín adaptado a su viaje. ¡Su médico o farmacéutico siempre le darán buenos consejos!

Además, recuerde que en algunos países los gastos médicos a veces son muy elevados, incluso excesivos, de ahí la importancia de proveerse de un buen contrato de seguro de viaje, que le acompañe durante todas sus vacaciones.

Fecha de publicación : 22 Ene 2013

Otro(s) artículo(s) sobre este tema

Fiebre amarilla y certificado internacional de vacunación
Viajar a un país con riesgo de malaria
Consejo de salud: ¿cómo evitar las intoxicaciones alimentarias?
Viajar embarazada
Salud y viaje: ¡un viajero precavido vale por dos!