Elección del régimen laboral del trabajador

El régimen laboral de un trabajador por cuenta ajena en el extranjero (expatriado o desplazado) lo determina el empleador.

La diferencia entre ambos estatus reside en el grado de protección social. El empleador tiene que optar por la mejor solución estudiando su repercusión social y económica.

Libertad de elección para el empleador

El sistema de protección social español es uno de los más desarrollados del mundo. Los españoles suelen considerarlo uno de los bastiones del Estado de bienestar.

Por ello, cuando una empresa española necesita recurrir a la expatriación o al desplazamiento al extranjero de un trabajador por cuenta ajena, se halla enfrentado a la siguiente dicotomía:

  • por un lado, al destinar personal al extranjero, queda exonerado de toda obligación por lo que respecta a la protección social.
  • por otro lado, el trabajador que se traslada no deseará desprenderse del sistema de protección social español. Querrá contar con las mismas garantías en caso de enfermedad o accidente de trabajo, disfrutar de asistencia sanitaria gratuita o por el menor coste posible y también querrá que el período trabajado compute para su jubilación.

¿Expatriado o desplazado?

El empleador tiene libertad para escoger la cobertura social ofrecida a su trabajador.

La elección debe efectuarse entre dos supuestos:  

  • expatriación: este término designa la situación de aquel trabajador que se contrata o es enviado expresamente por su empleador para trabajar en el extranjero.
  • el desplazamiento (también llamado en ocasiones «traslado»: el trabajador desplazado ya trabaja en la empresa y es destinado al extranjero para un período definido. La duración del desplazamiento varía de acuerdo con el país de destino del trabajador.

En este contexto, las nociones de «estatus» o de «régimen laboral» aluden a una situación jurídico-laboral prefigurada por normativas de distinto ámbito (Seguridad Social, sentencias, legislación autonómica, normativa tributaria) para distinguir entre un trabajador desplazado (o trasladado) y el trabajador expatriado. En determinados países europeos la noción de «expatriado» no existe como tal en derecho laboral propiamente dicho, sino únicamente en derecho de la Seguridad Social. En España, un concepto relacionado con el de «expatriado» sería el de «residente fiscal en el extranjero».

Además de estos dos regímenes laborales, el trabajador puede firmar un contrato sometido al derecho local. En este supuesto estará sujeto a la legislación del país en que trabaje y estará dado de baja en la Seguridad Social española.

Fecha de publicación : 10 Mayo 2012

Otro(s) artículo(s) sobre este tema