Fiebre amarilla y certificado internacional de vacunación

yellow fever

¿Te dispones a viajar a África o Sudamérica? Para entrar en según qué países se requiere un certificado internacional de vacunación. Esta afección vírica se transmite a seres humanos por la picadura de mosquitos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la fiebre amarilla afecta a una población estimada de unas 200.000 personas y causa unas 30.000 muertes anualmente. Antes de salir de viaje, anota en tu cuaderno de tareas pendientes averiguar si tienes que vacunarte contra la fiebre amarilla.

¿Qué es la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla es un virus que, al igual que la malaria, se transmite por la picadura de mosquitos infectados. Los mosquitos Aedes y Haemagogus son los que transmiten la enfermedad.

Los primeros síntomas de la fiebre amarilla aparecen tras un período de incubación de una semana aproximadamente. Los síntomas incluyen fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolor de cabeza, etc. El diagnóstico puede resultar difícil, dado que en sus fases tempranas la enfermedad puede confundirse fácilmente con otras. En algunos casos graves, la fiebre amarilla puede empeorar a una segunda fase que puede resultar fatal: vómitos, ictericia, síntomas hemorrágicos y trastornos renales.

¿En qué lugares supone una amenaza la fiebre amarilla?

Aunque innegablemente África es el continente más afectado, la enfermedad también está presente en Sudamérica. Hay un total de 44 países donde existe un riesgo más o menos elevado de contagio de la fiebre amarilla.

  • Zonas endémicas de África: Angola, Benín, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Chad, Congo, Costa de Marfil, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Kenia, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Togo, Uganda.
  • Zonas endémicas de Sudamérica: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Surinam, Trinidad y Tobago, Venezuela.

Vacunación contra la fiebre amarilla

La vacunación, que en ocasiones es obligatoria, es la forma más efectiva de prevenir la fiebre amarilla. No obstante, para disfrutar de una protección integral en el extranjero, se recomienda encarecidamente contratar un seguro de viaje.

Características y empleo de la vacuna contra la fiebre amarilla

Número de inyecciones

1

¿Cuándo?

Al menos 10 días antes de salir de viaje.

¿Dónde?

En un Centro de Vacunación Internacional (España) u otro centro autorizado para administrar la vacuna contra la fiebre amarilla.

Dosis de recuerdo

Cada 10 años

Contraindicaciones

- niños menores de 9 meses;

- mujeres embarazadas;

- personas con inmunodeficiencia grave;

- personas con alergias graves a la proteína de huevo.

Certificado internacional de vacunación

Para poder viajar a determinados países de África todos los viajeros deben poseer un certificado internacional de vacunación o profilaxis, válido durante 10 años. Recibirás el certificado una vez que te hayas vacunado contra la fiebre amarilla.

Actualmente son 20 los países que requieren acreditación de vacunación contra la fiebre amarilla a todos los viajeros: Angola, Benín, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Congo, Costa de Marfil, Gabón, Ghana, Guinea-Bissau, Guyana Francesa, Liberia, Malí, Níger, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Togo.

En muchos otros países, los viajeros procedentes de países con riesgo de transmisión de la fiebre amarilla también deben presentar un certificado internacional de vacunación.

Más información acerca de la vacunación contra la fiebre amarilla:

¿Qué formato tiene el certificado internacional de vacunación? Consulta el documento suministrado por la OMS.

Fecha de publicación : 3 Feb 2014

Otro(s) artículo(s) sobre este tema

Viajar a un país con riesgo de malaria
El comportamiento adecuado antes de la partida: las precauciones de salud
Viajar embarazada
Consejo de salud: ¿cómo evitar las intoxicaciones alimentarias?
Salud y viaje: ¡un viajero precavido vale por dos!