Seguro de salud: las nuevas expectativas de los expatriados

El número de personas expatriadas crece a un elevado ritmo (del 3 al 4 % anual), así como evoluciona en cuanto a su composición.
Dicha composición consta de cada vez más mujeres, personas más jóvenes y una mayor diversidad, lo que expresa ciertamente nuevas necesidades en materia de seguros de salud.

Una población expatriada en plena metamorfosis

En algunos países de Europa como Francia la comunidad de expatriados se compone de hombres en un 48 %, cada vez hay más mujeres expatriadas y en conjunto es cada vez más joven. Hasta tal punto que la distribución por edades se halla bastante equilibrada (únicamente estaría infrarrepresentada la tercera edad).

Por añadidura, la escala de retribución tiende a ensancharse: expatriación ya no es siempre sinónimo de abundancia de medios materiales: por ejemplo, el 25 % de los expatriados franceses percibe un salario anual inferior a 30.000 €. Una de las singularidades más llamativas de la población expatriada es que sólo el 40 % de los cónyuges ejerce una actividad laboral. De ello se deriva una mayor influencia de las mujeres en la gestión de la salud de la familia, pero en ocasiones también, por desgracia, una exposición más elevada a un cierto aislamiento.

En conjunto, los expatriados demuestran mucho apego por los mecanismos de funcionamiento de la protección social de su país de origen, que en el caso de Francia se concretarían en una cobertura avanzada de los gastos médicos, sin franquicias y con topes de reembolso elevados, reembolsos basados en los gastos reales, abono directo de los honorarios por parte de la entidad aseguradora en caso de hospitalización del asegurado, cobertura íntegra de la atención dental, de los gastos de óptica y de la maternidad.

Por último, debido a la distancia, los expatriados prestan muchísima importancia a la calidad de la gestión de sus reembolsos de gastos médicos y en especial a una atención telefónica personalizada, profesional y ágil, habida cuenta de los costes de la telefonía. También esperan que se atiendan sus gestiones en plazos de tiempo apropiados.
 

Nuevas tendencias de consumo en el ámbito de la salud

Estas transformaciones de la población expatriada traen consigo nuevas exigencias. La proliferación de distintos perfiles conlleva una fuerte demanda de personalización de las pólizas de seguros de salud para expatriados, que tienen que adecuarse tanto a las necesidades profesionales del asegurado como a las personales. Los «consumidores empresarios» solicitan garantías actuales, redactadas con claridad e independientes entre sí, para poder confeccionarse la mejor respuesta a su situación personal.

Así, los expatriados con más medios buscan, al margen de la medicina curativa tradicional, una medicina del «bienestar» que además de permitirles prevenir la enfermedad, mejore su calidad de vida y escoger el tipo de medicina que mejor se adecue a cada supuesto. La cobertura de las medicinas alternativas, la atención preventiva (como los chequeos médicos o la detección preventiva de patologías, por ejemplo) y la medicina del bienestar (como el tratamiento de la miopía por láser, las curas termales o la talasoterapia, etc.) gozan de gran popularidad.

Paralelamente asistimos a un desarrollo preocupante de las patologías asociadas al estrés, acentuadas por la situación de expatriación. Para hacer frente a estas dificultades pasajeras o recurrentes de la vida en el extranjero, los expatriados desean contar con una ayuda concreta y de acompañamiento (a través de prestaciones de apoyo psicológico, por ejemplo).

Por último, existen también perfiles de expatriado que únicamente desean una cobertura mínima que se limite a asumir al precio más ajustado posible los percances traumáticos de la existencia.

Fecha de publicación : 10 Mayo 2012

Otro(s) artículo(s) sobre este tema