Venda su experiencia internacional

Venda su experiencia internacional

Ha aprendido montones de cosas durante los dos años que ha pasado en Singapur. A usted puede parecerle obvio tras la repatriación, pero no es a sí mismo a quien tiene que convencer. No dude en dialogar acerca de su experiencia internacional en una entrevista de trabajo. Haber vivido en el extranjero es algo magnífico, pero vaya preparándose para demostrar la utilidad y el valor de sus destrezas interculturales. Los emigrantes retornados a menudo tienen que lidiar con un reajuste íntegro de su trayectoria laboral. Algunas de las dificultades de su retorno pueden consistir en averiguar qué destrezas de las adquiridas fuera son reaprovechables ahora y en vender su experiencia internacional destacándola pero sin abrumar al prójimo.

Destaque el valor de su experiencia en el extranjero

Tanto si su estancia en el extranjero ha durado un año como si ha durado cinco, la experiencia de la expatriación redunda en su enriquecimiento personal. Obviamente, al regresar a su país esperará aprovechar al máximo todas sus destrezas y convertir su experiencia internacional en una baza para su carrera profesional. ¿Qué destrezas y virtudes mejoró o adquirió fuera? Existen varias razones y circunstancias para que uno se decidida a expatriarse y conquistar una serie de bazas que hablen por uno mismo bien pudo ser una de ellas.

Ha trabajado en el extranjero

Tal vez le destinaron a México con motivo de un traslado laboral de un año y medio, pero ello no significa que le vayan a ascender nada más regresar. Muchos emigrantes retornados estiman que el valor de su experiencia internacional es menospreciado en alguna medida o no está reconocido todo lo que debiera por su empresa o sus compañeros. La sensación de falta de mejora laboral puede ser causa de una elevada tasa de rotación del personal retornado. La repatriación es un buen momento para negociar. Antes de ello, haga una lista de las aptitudes que haya adquirido durante su estancia fuera. Tiene que ser capaz de explicar por qué ahora es más valioso que antes de su desplazamiento.

En ocasiones la repatriación conlleva una búsqueda de empleo casi inmediata. Por ejemplo, puede darse el caso de que en su empresa se hayan agotado todas las oportunidades de mejora laboral o que haya trabajado usted con un contrato sujeto al derecho del país extranjero y regrese sin tener trabajo aquí o que, sencillamente, desee hacer algo nuevo. Antes de empezar con las entrevistas, idee formas apropiadas de exponer su experiencia en el extranjero haciéndola encajar en sus planes de trayectoria laboral para el futuro. Usted no se lió la manta a la cabeza y se fue al extranjero sin más con los ojos cerrados, sino que ha adquirido una competencia internacional que tiene que saber defender. ¿Ha aprendido otro idioma? ¿Puso en marcha algún proyecto en un país que no había pisado nunca? Esos son datos que conviene comentar con una empresa que ofrezca empleo.

Se marchó al extranjero junto a su pareja

Historia típica de expatriados: destinan a su pareja a Bangkok y deja usted su trabajo para marcharse con él... «Él», porque suele ser la mujer quien renuncia a su trabajo. Mientras que la trayectoria laboral del uno prospera, la otra se estanca o toma un nuevo rumbo o, tal vez, opte por hacer voluntariado, matricularse en cursos a distancia por Internet o gestionar todos los aspectos de la vida en el extranjero, desde los preparativos de la mudanza internacional hasta la contratación del seguro para expatriados. Para granjearse el reconocimiento en el trabajo tras la repatriación, tendrá que plasmar su experiencia en el extranjero en nuevas destrezas profesionales. Ha pasado cinco años aprendiendo un idioma, adaptándose a infinidad de situaciones nuevas, comprometiéndose en un valioso proyecto humanitario… Muestre que no se limitó a verlas venir durante su estancia fuera, sino que ha sacado provecho de la experiencia.

¿Has cursado estudios fuera o un Programa de Vacaciones-Trabajo?

Si has pasado un año de Erasmus en París o una estancia de larga duración en Canadá a través de un Programa de Vacaciones-Trabajo, es que tienes esperanzas depositadas en tu experiencia internacional para lograr incorporarte al mercado laboral. ¿Y en qué aspectos tienes que hacer hincapié? La expatriación te ha convertido en un futuro empleado de valía y muy independiente. Te encargaste de organizar una estancia de larga duración en el extranjero, buscaste alojamiento y encontraste un trabajo… Seguramente también habrás aprendido uno o varios idiomas extranjeros, te habrás adaptado a un entorno cultural desconocido, y todo ello sin duda muestra lo flexible que eres y lo preparado que estás para trabajar en entornos multiculturales.

Demostrar las destrezas recién adquiridas

Una vez repatriado, puede resultar complejo describir tu experiencia con palabras. Tras una larga estancia fuera, es posible que ya no sepas a qué aspiras exactamente en el ámbito profesional o que no sepas cómo expresarle a una empresa qué significa tu experiencia internacional de forma que le resulte inteligible. Asistir a un curso especializado para repatriados podría ser un primer paso útil para determinar tus objetivos y expectativas laborales una vez regresado a tu país. ¿Qué otros pasos puedes dar?

Europass

¿Has trabajado o estudiado en Europa? Europass consiste en un expediente de cinco documentos que los ciudadanos europeos pueden utilizar para acreditar sus aptitudes, titulaciones y certificaciones en toda Europa. La idea del Currículum Vítae Europass es disponer de un currículum internacional, mientras que el Pasaporte de Lenguas es una autoevaluación de tus propias destrezas lingüísticas. Los otros tres documentos los expiden las instituciones educativas de cada país y certifican los conocimientos y aptitudes adquiridos en Europa cursando prácticas, cursos de formación y estudios superiores. Europass puede ser una buena forma de exponer tu experiencia internacional de forma clara y sencilla para la empresa ofertante de empleo y para ti mismo.

Evaluación de destrezas en idiomas extranjeros

Después de haber vivido dos años en Quebec, hablarás francés con una soltura impresionante. ¿Necesitas un certificado que acredite tus destrezas en otro idioma? Existe un sinfín de pruebas de certificación lingüística (IELTS, TOEIC, BULATS, ELYTE, etc.) que sirven para evaluar tu conocimiento de un determinado idioma en el ámbito profesional. No te limites a decir que hablas francés o inglés: tienes que demostrarlo.

Algunos mitos acerca de los repatriados

Lo valioso que es una experiencia internacional y las aptitudes interculturales es algo que te parecerá obvio, pero es posible que te encuentres con algunos empleadores que tengan prejuicios acerca de los repatriados o emigrantes retornados. ¿Cuáles son los estereotipos más comunes acerca de ellos?

  • Que se han acostumbrado a un ambiente exótico y a estar todo el rato de vacaciones.
  • Que no se van a quedar en su propio país, porque están deseando volver a irse.
  • Que tienen problemas de readaptación.
  • Que la experiencia laboral en el extranjero no es demostrable.

No te dejes impresionar por juicios apresurados y reconforta a los empleadores mostrándoles que estás bien asentado en tu propio país y que tienes planes claros para tu futuro laboral. Hazles saber que ser independiente no significa que no puedas encajar en un equipo; no en vano, la expatriación te ha enseñado a saber adaptarte.

Más información sobre cómo saber vender la experiencia internacional :

Échale un vistazo a los cinco documentos que componen el expediente Europass.

Fecha de publicación : 22 Feb 2013

Otro(s) artículo(s) sobre este tema