Organización del sistema de salud de España

Esquemáticamente, existen dos vías para acceder a la atención sanitaria en España: la pública y la privada.

 

Atención sanitaria pública

 
El sistema de salud público de España es gratuito y universal: las consultas, el acceso a urgencias y los medicamentos son gratuitos. Por ello la mayoría de los españoles recurren al sistema público de salud, el Insalud (Instituto Nacional de Gestión Sanitaria). Cada comunidad autónoma se encarga de prestar los servicios del Insalud a través de su propio servicio de salud. 
 
¿Qué atención sanitaria proporcionan dichos servicios? 
Todos los trabajadores por cuenta ajena están obligados a cotizar al sistema de salud público español. 
Los médicos de la Seguridad Social española son trabajadores asalariados del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria. No es el paciente quien paga directamente la atención sanitaria, sino el Estado, por lo que los ingresos de los médicos son muy homogéneos entre sí.
Las listas de espera para acudir a un especialista son muy largas.
La atención dental y la óptica no están cubiertas por el Insalud. Para este tipo de atención tendrá que contratar un seguro privado o una póliza complementaria de salud con una mutua para que los gastos correspondientes le resulten lo menos caros posible.
 
Qué requisitos tiene que cumplir:
Deberá rellenar una instancia en el centro de salud más cercano para solicitar que se le asigne un médico de cabecera. La Seguridad Social española asigna automáticamente un médico de cabecera, aunque el asegurado puede solicitar un nuevo médico posteriormente, así como el centro de salud (por lo general el más cercano a su domicilio) al cual tendrá que acudir para sus consultas. 
En cuanto a la atención especializada, tendrá que acudir primeramente a su médico de cabecera para que éste le derive con un especialista en caso necesario.
 

Atención sanitaria privada

 
Afiliarse a una mutua 
En este caso, el trabajador por cuenta ajena cotiza a la Seguridad Social español y de forma paralela se afilia a una mutua.
Las mutuas poseen su propia red de hospitales, clínicas y laboratorios. El acceso a la atención sanitaria es más rápido que en el caso del sistema público.
La afiliación a la mutua es de pago.
Para disfrutar de atención sanitaria gratuita es imprescindible que el asegurado acuda primero a un médico de la Seguridad Social española que le derive a un especialista (del sistema público o privado).
 
Afiliarse a una entidad aseguradora privada 
En este caso el asegurado podrá acudir a cualquier médico y cualquier clínica. La atención sanitaria que reciba estará totalmente cubierta o reembolsada con arreglo a los términos de su póliza de seguro.
Fecha de publicación : 3 Mayo 2012