Organización del sistema de salud de México

Esquemáticamente, existen dos coberturas por enfermedad para acceder a la atención sanitaria en México: una pública y otra privada.

ATENCIÓN SANITARIA PÚBLICA

La atención sanitaria pública en México está cubierta por el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social). Dicho organismo garantiza el derecho a la cobertura por enfermedad, la asistencia médica, la protección social y los servicios sociales.
La Seguridad Social consta de un régimen obligatorio y un régimen voluntario, que difieren entre sí en sus prestaciones y su coste:
-    el régimen obligatorio corresponde a trabajadores por cuenta ajena;
-    el régimen voluntario corresponde a trabajadores autónomos y trabajadores de las Administraciones Públicas.
La protección social la disfruta el asegurado, su cónyuge o pareja, sus hijos (menores de 16 años o menores de 25 años si son estudiantes) y sus padres (si conviven con el asegurado).
La cobertura por enfermedad proporciona prestaciones preventivas y curativas. Para disfrutar de las prestaciones del seguro de enfermedad deberá haber cotizado previamente un mínimo de 4 semanas.
Para las personas carentes de recursos existe un programa denominado IMSS Solidaridad cuyo cometido consiste en prestar atención sanitaria gratuita en clínicas o institutos de solidaridad.

¿Qué atención sanitaria proporciona el IMSS?

En su condición de asegurado disfrutará de la cobertura de los gastos de hospitalización, atención médica, operaciones quirúrgicas y medicamentos. En caso de enfermedad o accidente laboral que le cause incapacidad para el trabajo, el IMSS le abonará una parte de su salario durante un máximo de 52 semanas.
Cuando se afilie a la Seguridad Social, ésta le asignará un médico de cabecera. No podrá cambiar de médico (salvo casos especiales y justificados).

¿Cuánto cuesta el IMSS?

En México existe un umbral salarial por debajo del cual los mexicanos están exentos de pagar la Seguridad Social. Si un trabajador no alcanza dicho umbral es el empleador el que asume íntegramente los pagos a la Seguridad Social. Por el contrario, si supera el umbral, se le retendrá cada mes en torno a un 10 % de su salario para contribuir al pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Qué requisitos tiene que cumplir:

Para ser beneficiario de la Seguridad Social su empleador tendrá que darlo de alta en el IMSS. Si no lo hace él podrá hacerlo usted mismo acudiendo al IMSS y rellenando el formulario de solicitud de afiliación.
Una vez inscrito recibirá un certificado de alta en la Seguridad Social y se le asignará un número de asegurado.
Dicho número es imprescindible para poder tener derecho a la cobertura por enfermedad.

ATENCIÓN SANITARIA PRIVADA

Asimismo, el asegurado puede optar por cotizar a un asegurador privado. En este caso puede acudir a cualquier médico y cualquier clínica. Los gastos que pague en concepto de atención sanitaria se le reembolsarán con arreglo a los términos de su póliza de seguro.
La práctica totalidad de los extranjeros expatriados en México, así como la mayoría de las personas con un nivel de vida similar al de la clase media europea, tienen suscrito un seguro privado.

Fecha de publicación : 3 Mayo 2012